Escuela Jung

Blog

Los 4 secretos para ser un empresario de éxito

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Michael Gerber. Autor entre otros, del famoso libro “El mito del Emprendedor”.

Durante los últimos 28 años, ha trabajado con más de 50.000 clientes de pequeñas y medianas empresas (PYMES) en más de 60 países del mundo, para obtener grandes resultados.


I. Cómo pensar con respecto a su empresa

La razón por la que la mayoría de los propietarios de empresas están frustrados es sencilla: la mayoría no son empresarios, sino que realmente son trabajadores en su empresa ( Autoempleo¿esclavos de su empresa?). Son lo que denomino "técnicos que padecen de un frenesí emprendedor."

La mayoría de los propietarios de empresas trabajan para ganarse la vida...incluso en sus propias compañías. La mayoría de los pequeños y medianos empresarios (PYMES) se encargan de las ventas, contestan el teléfono, venden, compran, conducen, van al banco, responden las preguntas del empleado, atienden las quejas de los clientes, y así sucesivamente. El trabajo no tiene fin, y desafortunadamente, el tiempo es limitado.

Los pequeños y medianos empresarios hacen todo el trabajo no porque deban, o porque lo necesiten, sino porque piensan que deben. Porque piensan que lo necesitan. Eso es lo que creen. También creen que es el único modelo para operar su empresa. Ellos creen que para que su propia empresa tenga éxito, tienen que aprender cómo hacerlo todo, les guste o no. Creen que si no hicieran el trabajo por sí mismos, nunca se haría.

Claro que sí. Esa conclusión la puede justificar por los hechos. No hay suficiente dinero. No puede encontrar y conservar buenos empleados. Como es el propietario, es responsable de todo. Como es el dueño, su vida financiera está en juego. No puede confiar en nadie para hacer las cosas que se deben hacer, porque siempre que lo hace, termina decepcionado. Y así sucesivamente…

Es la mentalidad de la mayoría de los pequeños y medianos empresarios en el mundo. Es la mentalidad que vuelve discapacitadas a la mayoría de las empresas y las deja donde están... muy, muy pequeñas. Demasiado pequeñas porque el potencial de su empresa es mucho mayor del que imagina.

¿Por qué lo que comenzó como un esfuerzo emocionante y divertido se convierte en una rutina abrumadora, caótica y frustrante?

Su empresa es significativamente menos satisfactoria de lo que podría ser porque sus acciones se deben a sus pensamientos sobre una empresa. Si quiere cambiar su empresa, lo primero que debe hacer es cambiar la manera en que piensa con respecto a ella.

Si quiere que su empresa se vuelva algo mayor de lo que es, tiene que pensar en ella como algo completamente separado de usted. Debe pensar en su empresa como si fuera a convertirla en una franquicia. No quiero decir que literalmente la haga una franquicia, sino que tenga la idea en mente. Esto es muy, muy importante. Quiero que le quede claro. Si quiere que su empresa sea más de lo que es, debe pensar en ella como si fuera un producto que está inventando, un sistema que va a crear. Un sistema completamente integrado que funciona exactamente de la misma manera a cada hora de cada día.

Visualice todo claramente. Visualice ese algo maravilloso que va a crear, que funciona sin necesidad de que usted esté presente. Una empresa que no depende de usted en lo absoluto.

¿Como sería su vida si su negocio no dependiera de usted?

Le aseguro que si comienza a pensar de esa manera, todo cambiará.


II. Cómo convertir sus pensamientos en acciones

Cuando le digo a un pequeño o mediano empresario que con sólo cambiar su manera de pensar cambiará todo lo que hace, lo normal es que no lo crea.

Yo mismo he presenciado esta verdad, no sólo en mi propia vida, sino también en las vidas de los miles de propietarios de empresas que se han dado cuenta de que la manera en que piensan es lo más importante de todo.

Por ejemplo: La queja que recibo con mayor frecuencia por parte de los pequeños y medianos empresarios que desean mejorar su empresa es que no tienen tiempo para mejorarla debido a todo el trabajo que ya tienen que hacer. No es así, les digo. Lo que usted debe hacer es decidirse.

• Decidir que le gustaría que su empresa le brindara más vida.
• Decidir que quiere que funcione mejor.
• Decidir que no sabe cómo hacer todas las cosas de su empresa... y que está bien no saber.
• Decidir que se reservará el tiempo para construir una empresa que funcione.
• Decídase a eso, y escúcheme... encontrará el tiempo.

El tiempo que tiene es simplemente un reflejo de cómo piensa con respecto al tiempo. Piense diferente con respecto al tiempo y comenzará a hacer las cosas de forma distinta. Ése es el secreto de convertir sus pensamientos en acción. Acción productiva. Acción dirigida por una visión clara de lo que desea que sea su empresa.

Esto es lo que los grandes empresarios hacen y siempre han hecho; visualizan la empresa que desean crear. Se imaginan haciendo las cosas mejor que nadie.

Así lo logró Walt Disney.
Así lo logró Don Lorenzo Servitje con Bimbo
Usted puede lograrlo también.
Y las acciones que realice seguirán el rastro que su mente forje en el camino hacia el futuro.


III. Cómo convertir sus acciones en resultados

¿Y luego qué? Ahora que sabe que si piensa diferente hará todo diferente, se preguntará a sí mismo ¿qué ganancias hay en todo esto? ¿Cómo hacer que esto se transforme en resultados?

Eso es lo sorprendente. He visto este fenómeno pasar en miles y miles de pequeñas y medianas empresas en el mundo.

Todo comienza con unas preguntas aparentemente sencillas….pero transformadoras:

¿Cuáles son los resultados que desea que ocurran en su empresa, en su vida?

¿Qué es lo que no le está funcionando ahora, en ambas parcelas?

¿Cuál es la experiencia que desea crear para todos los que lo rodean?

¿Por qué es tan importante eso para usted?

¿Cuándo desea que esto ocurra?

¿Ya puede ver cómo funciona?

Una vez que defina lo que quiere y lo que no quiere, una vez que lo defina con claridad en su mente, entonces y sólo entonces, pude hacer de su Visión una realidad. El problema es que usted lo vea, que usted vea todo lo que puede crear desde una perspectiva diferente.

Infinidad de empresas como la suya producen este tipo de resultados, y hay un sistema para lograrlo. El sistema comienza con los pensamientos que le inspiran acción productiva. El sistema se convierte a sí mismo en resultados, simplemente porque las acciones que usted tome inevitablemente producirán resultados. Es sólo cuestión de esperar a que la gente cambie su manera de pensar hacia la Visión.


IV. Cómo convertir los resultados en una mejor vida

¿Qué le gustaría hacer  si tuviera el tiempo necesario? ¿Con quién le gustaría pasar el tiempo si pudiera dedicarlo a cualquier cosa que deseara?

Tal vez se esté preguntando que significa "mejor vida”. Es la capacidad de utilizar su tiempo de formas completamente nuevas y agradables. Sepa esto: para que haya "mejor vida", su empresa debe hacerle el espacio. Su empresa debe ser capaz de funcionar de manera que no dependa de usted.

Con base en su experiencia, esto probablemente podría parecer un reto imposible. El reto no es que necesite entender mejor su experiencia, sino que debe crear una visión de su empresa que le inspire a imaginar el significado de “mejor vida". No hay forma de que sepa las cosas extraordinarias que están reservadas para usted, hasta que salga del paradigma en el que está inmerso.

¿Cómo fue que Bill Gates pudo convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo, sin completar la universidad, únicamente con una visión mundial y un software sin reconocimiento? ¿Cómo es que la Madre Teresa pudo convertirse en una santa reconocida mundialmente, tras trabajar en los barrios de Calcuta? ¿Cómo pudo Gandhi liberar a su país, con sólo su firme determinación?

¿Cómo?

¿Cuál es su visión de una vida que vale la pena vivir? ¿Cuál es su visión de más y mejor vida? ¿Me comprende? El único obstáculo para liberarse es su mente y los pensamientos que permite que la dominen.

No es su falta de dinero.
No es su falta de información.
No es su falta de aptitud.
No es su falta de grandes empleados.
No es que usted sea "sólo" un pequeño o mediano empresario.
No es su experiencia limitada.
No son las limitaciones de la competencia.
No es que no haya ideas nuevas por perseguir.
No se trata de ninguno de esos “hechos” en lo absoluto. No son hechos; son razones. Son lo que nuestra mente crea cuando no desea ir tras las oportunidades. Es lo que causan nuestros hábitos cuando nos empujan a mantenernos en una caja…

Recuerde que para volar esa tapa, para sobrepasar los límites, para tener más vida, sólo necesita comenzar con los 4 secretos para ser un emprendedor de éxito:

1. Cambiar la forma en que piensa con respecto a su empresa;
2. Convertir su nuevo pensamiento en acción;
3. Identificar el resultado que está persiguiendo y después definir las acciones     necesarias para conseguirlo; y
4. Crear una Visión de su empresa que le inspire a imaginar el significado de "más y mejor vida".

Artículo creado por: Natividad Pérez (Jung & Proyect){jcomments on}